La alimentación y hábitos saludables como escudo contra el cáncer

Entrada Blog 6.2

El cáncer acecha a cualquier persona. Sin embargo, hay datos positivos, ya que el 40% de los tumores son evitables con hábitos de vida saludable que están al alcance de todos, según los últimos datos publicados esta semana por la Sociedad Española de Oncología Médica, SEOM.

Medidas como el abandono del tabaco, que es responsable del 33% de los tumores; reducir el consumo de acohol, que está detrás del 12% de los cánceres, o mitigar la obesidad, que provoca uno de cada 20 tipos de neoplasias. Es ahí donde la alimentación juega un papel decisivo en la prevención del cáncer. «Existe un gran número de tumores en los que se conoce que la dieta tiene una gran influencia, como el colorectal, el de estómago o el de mama en particular», confirma Miguel Martín, jefe de Servicio de Oncología Médica el Hospital Gregorio Marañón de Madrid, quien hace hincapié en que «ya hay evidencia científica de que la obesidad por sí misma es un factor de riesgo clave en el desarrollo del cáncer».

Pero, ¿qué debe incluir ese carro de la compra? El consenso es total: «Resulta necesario volver a la dieta mediterránea tradicional, es decir, dar prioridad a los productos frescos y de temporada, los que se encuentran en el mercado y que no están sometidos a ningún proceso de conservación, y eso pasa por aumentar la ingesta de verduras, hortalizas, pescados, frutas, legumbres, frutos secos y cereales integrales, todo ello acompañado de aceite de oliva virgen», explica Martín. Alimentos todos ellos ricos en fitoquímicos. «Los fitoquímicos tienen la capacidad de estimular el sistema inmune, de bloquear los carcinógenos presentes en la comida y bebida que ingerimos, de reducir la inflamación que estimula el crecimiento del cáncer, de prevenir daños en el ADN celular, de reducir el estrés oxidativo que daña las células y puede originar cáncer y de retrasar el crecimiento de las células cancerígenas».

Y tan importante como lo que comemos es lo que no comemos, de ahí que los expertos coincidan en la necesidad de «reducir el consumo de carnes rojas y procesadas, evitar los azúcares refinados y eliminar de la dieta los productos procesados, pues tienen una gran influencia a la hora de incrementar el riesgo de padecer algunos tipos de cáncer», puntualiza Martín.

La alimentación no es sólo una herramienta de prevención, también puede ser clave en la recuperación de un paciente oncológico. «Durante el proceso del tratamiento de cualquier tipo de cáncer la alimentación juega un papel fundamental y todos los pacientes deben seguir una dieta sana y equilibrada, aunque es posible que haya alimentos que no le sienten bien, por ese motivo se deben ajustar las necesidades a cada persona», explica Marisa Torres, oncóloga médica del Instituto Oncológico Baselga (IOB).

Fuente: La Razón

 

La supervivencia al cáncer no deja de crecer

Blog CyV 1.2.18

La mala noticia es que el cáncer sigue siendo uno de los desafíos sanitarios más complejos a nivel mundial. La buena es que nuestras estrategias están dando sus frutos: “hace muchos años que el cáncer dejó de ser una sentencia de muerte incluso en los países más pobres” de la Tierra. De hecho, desde el año 2000, la supervivencia al cáncer no ha hecho sino crecer ” incluso para los tipos más letales”.

Los datos españoles que acaba de hacer públicos la Sociedad Española de Oncología Médica. En España, más de la mitad de todas las personas a las que se les diagnostica cáncer lo superan. En sólo diez años y en un contexto de envejecimiento poblacional (que incrementa el número de enfermos), la cifra ha pasado del 43% al 53% impulsada por los tratamientos personalizados y los diagnósticos precoces.

Sin embargo, el cáncer es una enfermedad marcada por la enfermedad, las diferencias entre países ricos y países pobres se están ensanchando. La supervivencia a los cinco años de un tumor cerebral infantil en Suecia está en el 80% frente al 29% de Brasil; la del cáncer de mama en EEUU está por encima del 90% frente al 66% de la India; y la de la leucemia lindoblástica en Finlandia está en el 95% frente al 49,8% de Ecuador. Es una constante.

Esas son las conclusiones del Concord-3, el estudio global más grande nunca realizado, que utiliza datos de más de 37 millones de pacientes en 71 países para analizar los 18 tipos de cánceres más comunes (que representan el 75% de todos los cánceres diagnosticados). La comunidad científica estaba expectante porque es realmente difícil recabar datos de tantos países y regiones.

Los resultados son agridulces: por un lado, la supervivencia no deja de crecer incluso en los cánceres más complicados como los de hígado, páncreas y lengua (con mejoras generalizadas por encima del 5% en muy poco tiempo). Por el otro lado, el crecimiento de la supervivencia se concentra sobre todo entre pacientes ricos.