Cáncer de piel: qué es y cómo prevenirlo.

Silhouettes of people dancing on a summer background

Descripción general

¿Qué es el cáncer de piel?

El cáncer de piel es la forma más común de cáncer. El cuerpo está formado de muchos tipos de células. Normalmente, las células crecen, se dividen y mueren. A veces las células mutan (cambian) y empiezan a crecer y a dividirse más rápidamente que las células normales. En vez de morir, estas células anormales se agrupan formando tumores. Si estos tumores son cancerosos, (también llamados “malignos”), pueden invadir y matar los tejidos sanos del cuerpo. A partir de estos tumores, las células cancerígenas pueden hacer metástasis (propagarse) y formar nuevos tumores en otras partes del cuerpo. En cambio, los tumores no cancerosos (también llamados “benignos”) no se extienden a otras partes del cuerpo.

Casi todos los tipos de cáncer de piel resultan de la exposición excesiva a la luz ultravioleta, que se encuentra en la luz del sol y las luces que se usan en los salones de bronceado. Afortunadamente, por lo general es uno de los tipos de cáncer más curables.

¿Qué es el melanoma?

Hay dos formas de cáncer de piel: el melanoma (el menos común pero el tipo más grave) y el no melanoma (el tipo más común y muy tratable). El melanoma se puede propagar a todo el cuerpo, si se coge a tiempo, se puede curar si no, puede causar la muerte.

Síntomas

¿En qué partes del cuerpo es más probable que ocurra el cáncer de piel?

La mayoría de los tipos de cáncer de piel ocurren en partes del cuerpo que están repetidamente expuestas al sol. La cabeza, el cuello, la cara, las puntas de las orejas, las manos, los antebrazos, los hombros, la espalda, el pecho de los hombres y la espalda y piernas de las mujeres.

¿A qué se parece el cáncer de piel?

Es importante encontrar el cáncer de piel lo antes posible, la mejor forma de hacerlo es ponerle atención a su piel, sobretodo a los lunares. Explórese y acuda a su médico si observa nuevas protuberancias, bultos, lesiones o parches duros en la piel, o si tiene nuevos lunares o de aspecto sospechoso.

Un lunar normal es de color canela, marrón, marrón oscuro o color carne y tiene los bordes bien definidos. Por lo general es de menos de 1/4 de pulgada de diámetro y tiene una forma redonda u ovalada, plano o en forma de cúpula.

¿Cuáles son algunas otras señales de cáncer de piel?

Otras señales de cáncer de piel pueden incluir las siguientes:

Si nota que un lunar cambia, o si tiene un nuevo lunar que no se ve parecido a los demás, visite a su médico de inmediato.

  • Un lunar que sangra.
  • Un lunar que crece rápido.
  • Una costra en la piel.
  • Una herida que no sana.
  • Un lunar que pica.
  • Un nuevo lunar que aparece pasados los 30 años de edad.
  • Un lugar de la piel que se siente áspero.
  • Parches de piel que han cambiado de color.

Causas y factores de riesgo

¿Por qué el sol es tan dañino para mi piel?

Los rayos del sol, que son llamados ultravioleta A y ultravioleta B (UVA y UVB) dañan su piel. Esto causa arrugas prematuras, cáncer de piel y otros problemas de la piel.

Estar en el sol con demasiada frecuencia por demasiado tiempo, puede causar cáncer en la piel, incluso si no se quema. El bronceado es el intento del cuerpo para protegerse de los rayos dañinos del sol.

¿Son seguras las cabinas de bronceado?

No. Las cabinas de bronceado tienen rayos ultravioleta. Los rayos UVA tardan más tiempo que los rayos UVB en dañar la piel pero pueden penetrar más profundo.

¿Cuáles son los factores de riesgo por cáncer de piel?

  • Tener piel clara y cabello rojo o rubio.
  • Tener ojos claros.
  • Quemarse con el sol fácilmente.
  • Tener muchos lunares, pecas o marcas de nacimiento.
  • Trabajar o jugar al aire libre.
  • Estar al sol demasiado tiempo cuando era niño.
  • Haber tenido una quemadura solar grave.
  • Haber tenido cáncer de piel o tener miembros de la familia que tuvieron cáncer de piel.
  • Broncearse en el sol o con una lámpara solar.

¿A quién le da melanoma?

Cualquiera puede tener melanoma, pero tienen más probabilidades si:

  • Alguien en su familia ha tenido un melanoma o lunares cancerosos
  • Tiene muchos lunares grandes
  • Tiene más de 50 lunares de cualquier tamaño
  • Tuvo alguna quemadura de sol grave que le causó ampollas cuando era niño
  • Su piel por lo general se quema pero no se broncea

Diagnóstico y pruebas

¿Cuál es la mejor forma de hacer un autoexamen de la piel?

La mejor manera es usar un espejo de tamaño completo y sostener un espejo en la mano para revisar cada pulgada de su piel.

  1. Primero, conocer bien dónde están sus marcas de nacimiento, lunares y manchas. Revise cualquier cosa nueva, como cambio de tamaño, textura o color de un lunar o una herida que no sana.
  2. Mire al frente y la parte de atrás de su cuerpo en el espejo, luego levante los brazos y vea al lado izquierdo y derecho.
  3. Doble los codos y mire cuidadosamente las palmas y antebrazos, incluyendo la parte inferior y superior de los brazos.
  4. Revise la parte de atrás y de adelante de sus piernas.
  5. Busque entre los glúteos y alrededor de su área genital.
  6. Siéntese y examine cuidadosamente sus pies, incluyendo la planta de los pies y los espacios entre los dedos.
  7. Revise su rostro, cuello y cuero cabelludo.

Al revisarse usted mismo de manera regular, se familiarizará con lo que es normal para usted. Si encuentra cualquier cosa inusual, consulte a su médico.

¿Cómo diagnosticará mi médico el cáncer de piel?

Su médico examinará su piel. Si tiene cambios en la piel que podrían ser cáncer de piel, su médico hará una biopsia. Durante la biopsia, se extrae una pequeña muestra de su piel y se envía al laboratorio para su análisis.

Tratamiento

¿Cómo se trata el cáncer de piel?

El tratamiento depende del tipo y ubicación del cáncer de piel. En la mayoría de los casos, su médico le recomendará cirugía para eliminar el cáncer de piel. Dependiendo de su cáncer y si se ha propagado o no, su médico también podría recomendar quimioterapia y radioterapia.

Prevención

¿Cómo prevenir el cáncer de piel?

La clave es evitar estar en el sol o utilizar lámparas solares. Si va a estar expuesto al sol recuerde que las nubes y el agua no le protegen, del 60% al 80% de los rayos del sol pasan a través de las nubes y pueden alcanzar a los nadadores al menos un pie debajo de la superficie el agua. Los rayos solares también se reflejan en el agua, la nieve y la arena blanca.

¿Cuáles son los lineamientos de seguridad bajo el sol?

Los lineamientos de seguridad bajo el sol son las cuatro formas de proteger su piel y reducir su riesgo de cáncer de piel. Cada una es solo parte de un programa para prevenir el cáncer de piel. Para reducir en gran manera su riesgo, debe seguir todos los siguientes lineamientos de seguridad bajo el sol.

1. Evite el sol.

La luz solar daña su piel. El sol es más fuerte durante el medio día, entre las 10:00 a.m. y las 4:00 p.m. Durante estas horas, el sol le puede causar el daño más grande a su piel. Las quemaduras de sol y los bronceados son señales de que la piel está dañada. Cuanto más daño le haga el sol a su piel, es más probable que tenga arrugas prematuras, cáncer y otros problemas de la piel.

2. Use protector solar.

Use un protector solar con un factor de protección alto, 30 minutos antes de exponerse al sol, incluso en días nublados. Revise la fecha de vencimiento, ya que algunos de sus ingredientes se degradan con el tiempo. Póngase la crema protectora en todas partes que los rayos del sol puedan tocarle, incluyendo las orejas, la parte posterior de su cuello y las áreas de calvicie en la parte superior de la cabeza. Aplique más protector solar cada hora si está sudando o nadando. No obstante, no se confíe con que está completamente seguro de los rayos del sol solo porque está usando un protector solar, este no le puede dar el 100% de protección contra los dañinos rayos UV.

3. Use un sombrero de ala ancha, ropa protectora y lentes de sol.

Si tiene que estar expuesto al sol, cubra su piel. Un sombrero de ala ancha le ayudará a proteger su rostro, cuello y orejas del sol. Use gafas de sol para proteger los ojos del sol. Elija lentes de sol que bloqueen tanto los rayos ultravioleta-A (UVA) como los ultravioleta-B (UVB); Use ropa protectora.

Recuerde que usted está expuesto con frecuencia al sol mientras conduce, especialmente las manos y los brazos.

4. No trate de broncearse.

No use salones de bronceado ni lámparas solares. Las cabinas de bronceado y las lámparas solares dañan la piel igual que lo hace la luz verdadera del sol.

¿Qué más debo hacer?

Algunos médicos creen como medida de prevención se debe hacer un chequeo mensual de la piel, especialmente si usted es alguien con factores de riesgo para melanoma. Cuanto antes se pronostica un cáncer de piel, mayor es el porcentaje de curación. Observe cualquier cambio en un lunar o en la apariencia de un nuevo lunar. Cualquier lunar que aparece después de los 30 años de edad se debe observar atentamente y mostrarlo a su médico.

Las quemaduras de sol en la infancia son las más dañinas. Los niños menores de 6 meses de edad nunca deben de estar al aire libre bajo la luz directa del sol. Los niños mayores de 6 meses de edad deben usar protector solar todos los días.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*