Con detección temprana y tratamiento adecuado, el porcentaje de curación del carcinoma basocelular y del carcinoma de células escamosas es alrededor del 95%. Cuando el melanoma se detecta antes que se extienda,  también tiene un alto porcentaje de curación. Los exámenes regulares de piel ayudan a diagnosticar el cáncer de la piel en forma temprana, cuando es más tratable. El sol constituye el principal factor de riesgo para desarrollar un melanoma, por lo que es recomendable tomar una serie de medidas básicas a la hora de exponerse a los rayos solares. Las personas con melanoma deben seguir con especial atención las normas generales para protegerse de la radiación, ya que corren un mayor riesgo de desarrollar nuevos tumores.
Prevención

Cáncer de Páncreas

Colabora
Prevención
Ayuda
Información
¿Qué es? El páncreas desempeña un papel muy importante en el proceso digestivo, produciendo enzimas esenciales en la digestión de la comida. La otra función del páncreas es la de producir insulina. Más del 95% de las células del páncreas son glándulas exocrinas, encargadas de producir jugo pancreático, que contiene enzimas que desintegran las grasas y las proteínas de la alimentación para que las sustancias nutritivas puedan ser absorbidas por el intestino delgado y utilizadas por el organismo para reparar tejidos o para favorecer el crecimiento.  Sólo un pequeño porcentaje de las células del páncreas son glándulas endocrinas, dispuestas en pequeños grupos llamados islotes. Las células de los islotes liberan tres hormonas (insulina, glucagón y somatostatina) que hacen posible que el cuerpo metabolice (descomponga y digiera) la comida. También regula el uso que el cuerpo hace de la glucosa.                   Causas Factor genético: Los cambios o mutaciones que se producen en el ADN de las personas indican que podrían ser éstos los responsables de que las células del páncreas se transformen en cancerosas. Por tanto, es posible que los cambios en el ADN heredados de una generación a otra aumenten el riesgo no sólo desarrollar este tipo de cáncer, sino incluso otros, ya que comportan la activación de oncogenes (cancerosos) o la desactivación de genes supresores de tumores.  Edad: El riesgo de padecer cáncer de colon aumenta a partir de los 50 años. La mayoría de los pacientes tienen entre 60 y 80 años en el momento de ser diagnosticados.  Sexo: La probabilidad de padecer esta enfermedad es un 30% más elevada en los hombres que en las mujeres.  Raza: Las personas de raza negra tienen más probabilidades de desarrollar cáncer de páncreas que las personas de raza blanca o asiática.  Tabaco  Alimentación: una dieta rica en carne y grasas aumenta el riesgo, mientras que las frutas, verduras y alimentos que contienen fibra parecen tener un efecto protector.  El cáncer de páncreas es más común en personas que padecen diabetes. La pancreatitis crónica, también se asocia con el aumento del riesgo de desarrollar cáncer en este órgano. La exposición intensa a ciertos productos se consideran factores de riesgo laborales ante la posibilidad de desarrollar este cáncer.   Síntomas del Cáncer de Páncreas Más del 90% de los pacientes presentan generalmente los siguientes síntomas:  - Dolor en la región superior o media del abdomen  - Ictericia (piel amarillenta)  - Pérdida de peso  - Náuseas .  Otros síntomas que también pueden aparecer, según los casos son: - Pancreatitis aguda (inflamación del páncreas)  - Diabetes mellitus  - Debilidad  - Diarrea  - Espasmos   Diagnósticos Si se tienen síntomas, el médico hace un reconocimiento y ordena pruebas para ver si hay cáncer y determinar cuál debe ser el tratamiento. Entre las principales pruebas diagnósticas se encuentran: - Ecografía o prueba de ultrasonido (se utilizan ondas sonoras para detectar tumores).  - Tomografía axial computerizada (TAC): un tipo especial de radiografía con la que se obtiene, mediante ordenador, una imagen del interior del abdomen.  - Resonancia magnética (RM), que utiliza ondas magnéticas para crear una imagen del interior del abdomen, y ver si el cáncer está obstruyendo de manera parcial el riego sanguíneo de algún órgano no afectado.  - Colangiopancreatografía retrógrada endoscópica. Consiste en introducir por la garganta un tubo flexible que pasa a través del estómago y llega al intestino delgado  - Biopsia: Introducción de una aguja fina en el páncreas para extraer algunas células - La colangiografía transhepática percutánea: Se introduce una aguja delgada en el hígado por el lado derecho y se inyecta colorante en los conductos biliares del hígado para que se puedan ver los bloqueos en la radiografía.  - Cirugía. El médico hace un corte en el abdomen y observará el páncreas y los tejidos que lo rodean para detectar la presencia de cáncer. Si existe un cáncer y no parece haberse propagado a otros tejidos, el médico puede extirpar el tumor.   Diagnóstico Cuando se sospecha la presencia de un melanoma, se realiza una biopsia, se examinará el tejido al para determinar si el tumor corresponde a un melanoma.  El sistema ABCD es también una guía útil para identificar manchas en la piel que deberían ser consultadas por el médico: A. Asimetría: Las lesiones de melanoma suelen ser de forma irregular; los lunares benignos -no cancerosos- suelen ser redondeados. B. Borde: Estas afecciones tienen a menudo bordes desiguales o irregulares; los lunares benignos tienen bordes lisos. C. Color: Las lesiones presentan muchas sombras de marrón o negro; en los lunares benignos se aprecia una única mancha marrón. D. Diámetro: Normalmente tienen más de 6 mm de diámetro. Los lunares que no son peligrosos suelen medir menos. Tratamientos Se emplean cuatro clases de tratamiento: 1. Cirugía. Puede emplearse cirugía para extraer el tumor. El médico puede extraer el cáncer por medio de alguna de las siguientes operaciones: Operación de Whipple, durante la cual se extrae la cabeza del páncreas, parte del intestino delgado y algunos de los tejidos que lo rodean. Se deja una porción suficiente del páncreas para que el órgano continúe produciendo jugos digestivos e insulina. Pancreatectomía total, mediante la que se extrae todo el páncreas, parte del intestino delgado, parte del estómago, el conducto biliar, la vesícula biliar, el bazo y la mayoría de los ganglios linfáticos de la región. Pancreatectomía distal, en la cual se extrae el cuerpo y la cola del páncreas. Si el cáncer se ha diseminado y no puede ser extraído, el médico puede operar con el fin de aliviar síntomas. Desvío biliar: Si el cáncer está bloqueando el intestino delgado y se acumula bilis en la vesícula biliar, el médico puede desviar todo el intestino delgado o parte de él. 2. Radioterapia. Consiste en utilizar radiaciones de alta energía para eliminar células cancerosas y reducir tumores 3. Quimioterapia. La quimioterapia consiste en el uso de medicamentos para eliminar células cancerosas. Puede tomarse por vía oral o administrarse por medio de una aguja en una vena o músculo.  4. Terapia biológica. Este tipo de terapia trata de establecer las diferencias entre las células de tejido pancreático canceroso y normal, y luego tratar de que el cuerpo combata el cáncer. En ella se emplean materiales fabricados por el propio organismo.
Enlace: Noticia
Fuente: Diario de Sevilla
  Cáncer de páncreas, el único cuya mortalidad continuará creciendo.
La medicina ha ido domando, con ayuda de la investigación y a base del sacrifico humano, las agresivas quimioterapias, incorporando al arsenal terapéutico nuevas opciones más seguras. La prevención y la maquinaria de Salud Pública también han contribuido. Pese a ello, el cáncer de páncreas es el único cáncer para el que se prevé que aumenten las muertes en los hombres y las mujeres en los países de la Unión Europea en lugar de disminuir en 2014 y siguientes, según los datos de un estudio exhaustivo publicado recientemente en Annals of Oncology. Por el contrario, los fallecimientos por cualquier otro tipo de cáncer caerán en general durante este año en Europa.
Se trata del único tipo de neoplasia para la que se prevé que aumenten los fallecimientos en hombres y mujeres en los países de la Unión Europea en los próximos años.
  Asocian la aspirina con un menor riesgo de cáncer pancreático. Tomar una aspirina todos los días está asociado con una reducción del riesgo de desarrollar cáncer de páncreas, aunque hay que tener en cuenta el riesgo desangrado, según muestra un estudio de casos y controles. "El uso de la aspirina tiene un perfil potencialmente beneficioso para un conjunto de enfermedades asociadas con la coagulación y la inflamación", dijo el doctor Harvey A. Risch,de la Facultad de Salud Pública de Yale, New Haven, Connecticut."El cáncer de páncreas sería una de esas enfermedades". No menos de 13 estudios publicados se ocuparon de larelación entre el consumo de aspirina y el riesgo de padecer cáncer pancreático: cuatro habían detectado una reducción delriesgo, siete no habían hallado una relación y dos habían identificado un aumento del riesgo en las categorías de consumo más altas. El equipo de Risch utilizó los datos del Estudio Caso-Control de Connecticut sobre el Cáncer Pancreático para revisar los resultados obtenidos con 362 usuarios de aspirina (casos) y 690 personas de la misma edad y sexo que no tomaban aspirina (grupo control).En el grupo que tomaba aspirina regularmente, el riesgo de desarrollar el cáncer caía un 48 % con respecto del grupo control, según publica el equipo en Cáncer Epidemiology, Biomarkers & Prevention. Por cada año de consumo de aspirina, elriesgo se redujo un 3 % (con cualquier tipo de uso), un 6% (con la aspirina de baja dosis) o un 2% (con el uso diario). En cambio, los participantes que dejaron de tomar aspirina uno o dos años antes de la entrevista tenían 3,24 veces más riesgo de desarrollar cáncer de páncreas que los que mantuvieron el hábito. "Los resultados no coinciden con el papel etiológico de la aspirina en la prevención del cáncer pancreático porque la latencia de la enfermedad es de por lo menos 10 años -indica el equipo-. Por lo tanto, el uso de aspirina, dentro de los 10 años del consumo, retrasaría el proceso de oncogenia en lugar de prevenirlo". "Los hallazgos, junto con la revisión y la interpretación de la literatura médica, son moderadamente sólidos en favor de la reducción del riesgo de desarrollar cáncer pancreático (como también para el cáncer de colon y, quizás, otros órganos)", dijo Risch.
Enlace: Noticia
Fuente: Eleconomista
Quiero recibir las últimas noticias:
SÍGUENOS
Hombre
Mujer
He leido y acepto los términos y condiciones de este formulario
Inicio
Nosotros
Galería
Blog
Contacto
  Un fármaco contra la leucemia rompe la armadura del cáncer de páncreas para poder usar “quimio”. El ibrutinib ha sido probado en un ensayo preclínico con ratones y "ya se podrá probar en breve a pacientes" con cáncer de páncreas, teniendo en cuenta que no requiere validación porque ya se está administrando para otras patologías.
El nuevo fármaco "permite romper la dura coraza que rodea los tumores de páncreas y que la quimioterapia penetre en ellos", lo que arroja esperanza a la eficacia de los actuales tratamientos, que hasta ahora no pueden atacar directamente las células malignas. "El cáncer de páncreas es tan resistente a las terapias porque está envuelto de una armadura muy potente, que ahora se podrá traspasar con el fármaco", uno de los principales retos para tratar el cáncer de páncreas, el de mayor mortalidad y del que se diagnostican cada año más de 6.000 casos en España.  Administrado de forma aislada, "el fármaco ya incrementa la supervivencia y ralentiza el crecimiento del tumor, pero cuando se combina con la quimioterapia se incrementa mucho su efectividad", ha precisado Soucek. "Esto abre una puerta muy importante para tratar a los pacientes, para los que actualmente hay escasas esperanzas de curación", ha celebrado, como también ha aplaudido que el fármaco ya esté en el mercado y pueda llegar a corto plazo a los pacientes.
Fuente: Europa Press
Enlace: Noticia
  Una molécula detiene el crecimiento del cáncer de páncreas en ratones. El cáncer de páncreas es uno de los más difíciles de tratar actualmente. Por ejemplo, en 2012 se diagnosticaron algo más de 6.367 casos en España, pero murieron 5.720 personas por esta enfermedad, según los últimos datos de la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM). Una de las características que hacen que el cáncer de páncreas sea tan difícil de tratar es que está rodeado de una especie de coraza, un tipo de tejido endurecido, el estroma, que dificulta el acceso de los medicamentos. La nueva molécula tiene la peculiaridad de estar formada por dos partes: un anticuerpo que tiene afinidad por unos receptores de las células del estroma, y una sustancia muy tóxica que solo se libera cuando entra en su destino. De esta manera la potencia destructiva se concentra y no afecta a otros tejidos. El nuevo compuesto, un candidato a fármaco, ataca el estroma, y permite que el quimioterápico actúe sobre el tumor. “Entonces no solo lo frenamos sino que provocamos su regresión. Su efecto es hasta un 50% mayor que con los tratamientos actuales. Y, lo que es más interesante, es que el efecto se mantiene al suspender el tratamiento”.
Fuente: El País
Enlace: Noticia