No todos los bultos que aparecen en las mamas son un síntoma de cáncer. De hecho, nueve de cada diez bultos son benignos. Estos bultos no cancerosos pueden ser fibrosis o tumores de tejido conectivo y glandular, o bien, quistes o bolsas llenas de líquido. Los tumores benignos de mama (fibroadenomas) no constituyen un peligro para la vida y suelen tener fácil tratamiento. El principal tipo de cáncer de mama es el adenocarcinoma, que se produce en tejidos glandulares de cualquier parte del organismo. Los tumores específicos del seno son:
Prevención

Cáncer de Mama

Colabora
Prevención
Ayuda
Información
La Universidad Miguel Hernández diseña una alternativa a la mamografía para detectar cáncer de mama El grupo de Neuroingeniería Biomédica de la UMH crea un programa y un dispositivo electrónico que, aplicados a un ecógrafo, permiten obtener una reproducción en tres dimensiones del seno que ayuda a prevenir la aparición del tumor. La Universidad Miguel Hernández acaba de diseñar y poner finalmente en el mercado una interesante alternativa a las actuales mamografías que no sólo permite esquivar la radiación de las mismas, sino que además puede contribuir, con la ayuda de un ojo experto, a predecir con tiempo la posible aparición de tumores en el seno.
  Diseñan la alternativa a la mamografía
Enlace: parquecientificoumh.es
Fuente: Parque Científico Empresarial UMH
Investigadores del grupo de Neuroingeniería Biomédica, con sede en el campus de Elche, han conseguido dar un salto para mejorar la prevención y la visualización de un posible cáncer en la mama gracias a las tecnologías, en concreto a la creación de un programa informático y un aparato electrónico. La integración de ambos elementos en cualquier ecógrafo que se encuentra en las consultas de ginecología, puede ayudar enormemente a estos especialistas en su trabajo y sobre todo a las pacientes. José María Sabater, uno de los investigadores implicados en este proyecto, que ya es una realidad desde hace un par de meses y que se está implantando de momento en clínica privadas, explica que hasta ahora el procedimiento habitual para detectar este tipo de cánceres pasa por la realización de mamografías. Esto implica que se obtienen imágenes en dos dimensiones y además a partir de una mama comprimida por un plano de referencia necesario para realizar la placa.
Lo que ha planteado este grupo investigador, cuyo coordinador es Eduardo Fernández, es que el médico y la paciente puedan disponer de una mejor información en cuanto a la localización exacta y dimensiones del posible tumor. Para ello, en lugar de acudir a la tradicional imagen por rayos X para reconocer la glándula mamaria, los investigadores de la UMH han decidido centrarse en la imagen por ultrasonidos que, aunque presenta inicialmente una peor calidad de definición, en cambio sí que permite localizar exactamente el tumor y sus dimensiones."Lo que permite al ginecólogo es disponer de una reconstrucción en tres dimensiones de la mama y le ayuda, si tiene buen ojo, a detectar formaciones muy previas a que se manifieste un posible cáncer, mientras que en la mamografía es necesario que tenga tres o cuatro milímetros para poder detectarse", explica Sabater.  Con esta técnica se exploran los ductos de la mama y, a partir de un sensor de posición, se obtiene una compilación del seno que al guardarse en una base de datos permite al médico en futuras exploraciones conocer exactamente el crecimiento de una determinada malformación que podría derivar en un tumor, o incluso la concentración de sangre en un determinado punto del pecho y que podría ser la antesala a la generación del cáncer.
Junto a Eduardo Fernández y José María Sabater trabaja, entre otros, Juan Rodríguez, estudiante de doctorado, los cuales están trabajando en nuevas aplicaciones para diagnóstico médico.
De momento, esta alternativa para detectar y localizar tumores se ha trasladado a una "spin-off", una empresa creada a partir de la investigación realizada en la Universidad
Carcinoma ductal (localizado en los conductos). El carcicoma ductal in situ se encuadra en los conductos mamarios o galactóforos, a través de los cuales la leche llega hasta el pezón. Si no se trata, puede extenderse más allá de los conductos mamarios y originar metástasis. Por esto es muy importante detectar a tiempo su presencia, para evitar la progresión hacia el cáncer. Esta detección sólo puede realizarse a través de pruebas específicas, como una mamografía, puesto que el carcinoma in situ no suele producir ningún síntoma. El carcinoma ductal invasor, o infiltrante invade el tejido adiposo del seno, desde uno de los conductos. El carcinoma invasor es el más frecuente de los cánceres de mama; supone aproximadamente el 80 por ciento de todos los que se producen.  Carcinoma lobulillar o lobular . Dentro de este tipo se encuentra el carcinoma lobular in situ, también llamado neoplasia lobular. El carcinoma lobular invasor sigue el mismo proceso de filtración que el carcinoma ductal invasor hacia el tejido adiposo, pero desde los lobulillos.  Cáncer inflamatorio de mama : menos frecuente. Se trata de un cáncer bastante agresivo, que crece rápido. Se denomina inflamatorio porque las células cancerosas bloquean los vasos linfáticos y esto se manifiesta en la piel, que adquiere una apariencia gruesa y ahuecada, similar a la de una cáscara de naranja.  Otros tipos también poco frecuentes de cáncer de mama son el mucinoso o coloide, en el que las células cancerosas producen cierta mucosidad, y el medular, un tumor infiltrante, pero con mejor pronóstico que otros cánceres invasores.  Cáncer de Paget se propaga por la piel del pezón y de la areola. En este tipo de cáncer, la piel del pezón y de la areola aparece escamosa y rojiza, con ocasionales pérdidas de sangre. En ocasiones, la enfermedad de Paget puede estar asociada con un carcinoma in situ o infiltrante.  ¿Qué es? Las mamas o senos se componen de grasa, tejido conectivo y glandular. En este tejido se encuentran las glándulas productoras de leche de las que nacen unos 15 ó 20 conductos mamario, para transportar la leche hasta el pezón, rodeado por la areola. Estos lobulillos y conductos se encuentran en el estroma, un tejido adiposo, en el que también están los vasos sanguíneos y linfáticos. Los tejidos mamarios están conectados, además, con un grupo de ganglios linfáticos, localizados en la axila. Estos ganglios son claves para el diagnóstico del cáncer de mama, puesto que las células cancerosas se extienden a otras zonas del organismo a través del sistema linfático. Cuando se habla de ganglio centinela se alude, precisamente, al ganglio más cercano al lugar donde se localiza el cáncer.  Síntomas  Edad: el riesgo aumenta con la edad. La mayoría de cánceres de mama se produce sobre los 50 años; a los 60 el riesgo es más elevado y resulta muy poco frecuente por debajo de los 35 años, aunque también es posible.  Sexo: las mujeres son las más propensas a desarrollar cáncer de mama. Los hombres también pueden sufrirlo, pero la probabilidad es de uno por cada cien mujeres.  Antecedentes familiares: las posibilidades aumentan si una hermana, madre o hija ha sufrido esta enfermedad. Además este riesgo se eleva si el familiar que ha padecido cáncer lo ha hecho antes de la menopausia, o si ha afectado a los dos senos.  Haber sufrido otro cáncer: el riesgo de cáncer de mama aumenta si se ha sufrido previamente otro cáncer, especialmente de ovario o de colon, o un carcinoma lobular o ductal in situ (dos tipos de tumor maligno que aparecen en los lóbulos o en los conductos galactóforos de los senos, o conductos mamarios). Otro posible factor de riesgo es una hiperplasia benigna, una especie de tumor no maligno, que altera el tejido del seno. Menopausia tardía (posterior a los 55 años)  No haber tenido hijos, o el primer parto a partir de los 30 años.  Factores medioambientales: se está investigando la posible influencia de pesticidas, campos electromagnéticos o contaminantes en agua y comida.  Estilo de vida: algunas investigaciones han hallado un posible vínculo entre el consumo de alcohol y el desarrollo de cáncer de mama.  Obesidad: A pesar de no tener ninguna constatación científica definitiva, muchos investigadores indican que seguir una dieta baja en grasas y rica en frutas y verduras, así como practicar ejercicio físico de forma regular pueden ayudar a prevenir la aparición del cáncer de mama.  Estrés: Una vida activa hasta límites excesivos no es conveniente ni beneficiosa. Llevar una vida estresante es nocivo para la salud y, en consecuencia, puede favorecer la aparición de enfermedades  THS: Ciertos investigadores indican que a partir de los 10 años con terapia hormonal sustitutiva (THS) puede aumentar el riesgo de cáncer, mientras que otros destacan que no importa durante cuánto tiempo se ha tomado en el pasado, puesto que el riesgo de cáncer existe entre las que siguen la terapia hormonal, no entre las que la siguieron en un pasado.  Diagnóstico  La mamografía es una prueba de imagen por rayos X que detecta la presencia del tumor en la mama, antes de que sea perceptible al tacto. Al ser el mejor método de detección, los especialistas recomiendan que todas las mujeres se realicen esta prueba cada año, a partir de los 50-55 años. Estas pruebas pueden completarse con otras más específicas, para detectar la gravedad del cáncer, tales como una resonancia magnética, una ultrasonografía, o una biopsia, en la que se toma parte del tejido afectado para analizar en el laboratorio las características de las células cancerosas.  Tratamiento Existen varios tipos de tratamiento que pueden emplearse en un cáncer de mama. La terapia que se aplique depende de muchos factores, entre los que se incluye el estadio o etapa en que se encuentre el tumor, si hay o no metástasis, el tamaño del cáncer y también de cómo sean las células cancerosas. Con la clasificación realizada por los médicos se establecen el tamaño del tumor, los ganglios linfáticos afectados y el grado de metástasis o propagación a otros órganos, si es que hay. La más utilizada es el sistema TNM, en el que cada letra alude a una característica, que se define con un número:  T (tamaño), seguido de un número del 0 al 4, se refiere al tamaño del tumor, cuanto más grande es el cáncer, mayor es el número.  N (nódulos), del 0 al 3, hace alusión a los ganglios linfáticos que se encuentran afectados por las células cancerosas.  M (metástasis) seguida de un 0 ó 1, indica si el cáncer se ha extendido (1) o no (0) a otros órganos.  En las etapas primeras del cáncer, se recurre a la cirugía para extirpar el tumor, aunque a menudo el abordaje quirúrgico se complementa con radioterapia para eliminar las células tumorales que hayan podido escapar al bisturí. Si el cáncer se encuentra diseminado en otras zonas del organismo, se emplea la quimioterapia o la terapia hormonal. Aquí también tiene cabida la administración de radioterapia, en zonas concretas donde se encuentren localizados grupos de células cancerosas.  Cirugía. El tipo de intervención quirúrgica depende de la extensión del tumor. Si el tamaño del tumor lo permite, el cirujano puede realizar una lumpectomía, que consiste en la extirpación de parte del tejido mamario o una mastectomía, en la que se extirpa la mama por completo.  Radioterapia. Es un tratamiento local que eleva una concentración de rayos X dirigida a un punto concreto. Al aplicar este tratamiento tras extirpar un cáncer, los médicos se aseguran de erradicar por completo el tumor. Quimioterapia. Junto con la terapia hormonal, son los tratamientos más utilizados en cáncer de mama. La quimioterapia erradica las células cancerosas, destruyéndolas.  Terapia Hormonal Tamoxifeno: Es el utilizado con más frecuencia. Este fármaco evita la liberación de estrógenos, para frenar el crecimiento de las células afectadas. Toremifeno: al igual que el tamoxifeno, es un modulador del receptor estrógenico y parece haber demostrado eficacia en el tratamiento de ciertos tipos de cáncer de mama.  Progestágenos: estas hormonas se producen de forma natural en el organismo de las mujeres, pero sus derivados artificiales pueden ser útiles en determinados tumores de mama.  Efectos Secundarios  Náuseas y vómitos: para evitarlos se pueden requerir medicamentos contra los vómitos. El médico le indicará no sólo los que debe tomar antes de la sesión de quimio, sino también los que tendrá que tomar en su casa. Irán remitiendo cuando pasen unos días tras el tratamiento.  Pérdida de cabello: a pesar de no ser un efecto grave, es motivo de angustia e insatisfacción para la mayoría de las pacientes, pues influye en la percepción de su propia imagen. Generalmente, la caída del cabello comienza a las dos o tres semanas del primer ciclo de terapia, remite al finalizar el tratamiento y el pelo vuelve a crecer a su velocidad normal.  Irritaciones en la boca: con la quimioterapia son frecuentes las irritaciones bucales que produce ardores en la boca.  Anemia: uno de los efectos secundarios más importantes en la quimioterapia es la reducción de la cantidad de glóbulos rojos en sangre. La anemia se manifiesta a través del cansancio, la debilidad y la palidez extrema.  Neutropenia: es otro de los efectos más vigilados por los médicos debido a la gravedad. Consiste en la reducción de los glóbulos blancos o leucocitos (las células que nos defienden de virus o bacterias) que favorece la aparición de infecciones.
  La Actividad física disminuye el cáncer de mama entre... La actividad física afecta la descomposición de la hormona estrógeno y contribuye a disminuir el riesgo de cáncer de mama en las mujeres posmenopáusicas, según un estudio presentado hoy en la Reunión Anual de la Asociación Estadounidense para la Investigación del Cáncer.  Las conclusiones del estudio amplían el conocimiento de los mecanismos biológicos potenciales que vinculan la mayor actividad física y el menor riesgo de tumores cancerosos. El ejercicio disminuye los niveles de estrógeno endógeno.
Fuente: Milenio.com
Enlace: milenio.com
Investigadores del Centro de Cáncer de Mama del Hospital Universitario Vall d'Hebron han desarrollado un software que calcula la probabilidad de encontrar ganglios linfáticos con células tumorales en la axila en pacientes con cáncer de mama a las que se haya detectado un ganglio centinela positivo. El software permite determinar el valor de la carga tumoral de estos ganglios mediante una técnica molecular muy utilizada.   Una calculadora que detecta la existencia de ganglios tumorales en las axilas
Fuente: Milenio.com
Enlace: milenio.com
¿Cómo puedes examinarlos tú misma? No es tan difícil, puedes  hacerlo parada o acostada en la intimidad de tu hogar: Párate frente al espejo con los brazos a los lados y observa tus senos detenidamente buscando alguna señal de alerta. Pon tus manos sobre tus caderas y presiona tus brazos para abajo para tensionar  los músculos de tu pecho. ¿Ves algún cambio? Inclina tu espalda hacia delante y fíjate si ha habido cambios. Nuevamente con la espalda recta, levanta los brazos sobre tu cabeza y junta las palmas de tus manos. Si no ves ningún cambio hasta ahora, puedes seguir con la segunda parte del auto examen. Recostada en cualquier superficie plana, como tu cama, pon una almohada pequeña o una toalla doblada bajo el hombro derecho (también puedes hacerlo en la ducha, con un poco de jabón en tus dedos para que se deslicen más fácilmente).
Autoexamen de Senos en 10 pasos
Palpa tus senos en busca de cualquier cambio extraño como una bolita dura, piel gruesa o dolor al presionar en un lugar. Empieza poniendo tu mano derecha en tu cadera, y con los tres dedos del medio de tu mano izquierda, palpa tu axila y tu clavícula del lado derecho. Levanta el brazo derecho detrás de tu cabeza. Con la parte de abajo de los mismos tres dedos de la mano izquierda, presiona en como haciendo un círculo suavemente sobre tu seno derecho (como un masaje), de abajo hacia arriba, empezando por la derecha y terminando en la izquierda Ahora palpa haciendo líneas desde afuera del seno hacia el pezón. Tan pronto termines la primera línea, mueve tus dedos en el sentido de las manecillas del reloj y arranca la segunda. Y así sucesivamente, hasta cubrir todo el seno. Por último, palpa tu seno formando círculos como un reloj, arranca a las 12 en punto, luego a la 1, las 2, las 3, y así sucesivamente. Cuando completes el primer círculo alrededor de tu seno, acerca tus dedos un poco más a tu pezón y repite el ejercicio, hasta que no quede ni una sola parte sin palpar (tocar).  Repite estos ejercicios palpando tu seno izquierdo. Hazlos una vez al mes, pocos días después de haber terminado tu período menstrual.
Fuente: Vidaysalud.com
Enlace: vidaysalud.com
- Entre el 5 y el 10% de los cánceres son hereditarios por la mutación de genes - Los hospitales públicos españoles cuentan con unidades de consejo genético - Estudian a familias con acumulación de casos para saber si son hereditarios - La opción es la cirugía profiláctica o someterse a pruebas periódicas - La sanidad pública cubre la extirpación del pecho y su reconstrucción   Cáncer de mama hereditario: cuando prevenir antes que curar es quitar el pecho
Fuente: rtve.es
Enlace: rtve.es
El cáncer de mama en mujeres jóvenes ha experimentado un ligero aumento en los últimos años en España: uno de cada tres casos diagnosticados se da en edades por debajo de los 45 años cuando aún se está en fase reproductiva y las causas están en los cambios sociales y culturales de las últimas décadas. El ritmo de vida actual, cambios en la dieta, la renuncia a la maternidad o el retraso en la edad en la que la mujer tiene el primer hijo son algunos de los motivos que explican ese aumento, según recoge el proyecto "El Álamo III", el tercero de una serie de estudios realizados por el Grupo Español de Investigación en Cáncer de mama (Geicam), "La edad del primer embarazo es un factor de riesgo importante", ya que la gestación tiene un efecto de protección frente al cáncer de mama, ha señalado la doctora Ana Lluch, jefa de servicio de Hematología y Oncología del Hospital Clínico Universitario de Valencia.   Aumenta el cáncer de mama en mujeres jóvenes: Una de cada tres está en edad fértil
Fuente: Antena 3
Enlace: Antena 3
Seguir una dieta saludable y mantener el peso adecuado ayuda a prevenir el cáncer de mama, según ha mostrado el estudio 'Epi-GEICAM', elaborado por el Grupo Español de Investigación en Cáncer de Mama (GEICAM) a raíz de las diez recomendaciones para la prevención del cáncer del Fondo Mundial de Investigación del Cáncer (WCRF) y el Instituto Americano de Investigación del Cáncer (AICR), tales como la práctica de ejercicio físico, una alimentación saludable, un peso corporal adecuado o el consumo de alcohol. Tras analizar 1.019 pacientes con diferentes subtipos tumorales, el estudio ha revelado que las mujeres que cumplen con seis o más criterios de vida saludable el riesgo de cáncer de mama se reduce drásticamente, especialmente en mujeres posmenopáusicas y pacientes con receptores de estrógeno y progesterona positivo. Se ha demostrado, que el peso y la dieta son los factores externos que más influyen ya que, por ejemplo, el consumo de alimentos manufacturados y bebidas azucaradas es más evidente en las pacientes premenopáusicas y los tumores triple negativos, mientras que una dieta pobre en alimentos de origen vegetal se relaciona más con las mujeres posmenopáusicas y los tumores triple negativo. Asimismo, se ha observado que el consumo en exceso de alcohol está asociado con los tumores de mama.    Seguir una dieta saludable y mantener el peso adecuado ayuda a prevenir el cáncer de mama
Fuente: Europa Press
Enlace: Pinchar aquí...
Hace algo más de una década, decirle a una mujer que tenía un cáncer de mama 'apellidado' HER2 positivo, suponía darle un pronóstico de supervivencia que rondaba apenas los 20 meses. Hoy en día, gracias en los avances en el tratamiento, este agresivo cáncer de mama se ha convertido en uno de los de mejor pronóstico. Hoy en día, una mujer a quien se diagnostica un tumor mamario con esta característica concreta (que sus células malignas tengan la proteína HER2 en su superficie) y que no se ha extendido a otros órganos puede llegar a curarse en el 90% de los casos. "Por eso estoy convencido de que éste va a ser uno de los primeros cánceres que vamos a poder cronificar en poco tiempo", augura el doctor Javier Cortés, oncólogo del Instituto de Investigación Vall d'Hebrón de Barcelona y uno de los autores principales del llamado estudio 'Cleopatra'. Según sus resultados, cuando la paciente tiene ya metástasis en el momento del diagnóstico, añadir pertuzumab al tratamiento actual (quimioterapia y Herceptin) logra prolongar la supervivencia 16 meses más de lo se lograba hasta ahora sólo con Herceptin (trastuzumab). "Son los mejores datos de la historia en cáncer de mama metastásico", se felicita el doctor Cortés, que ha jugado un papel clave en el desarrollo de este medicamento. Porque pertuzumab estuvo a punto de ir a la 'basura' de los medicamentos que no dan resultados inicialmente, hasta que un grupo de oncólogos españoles convenció a su fabricante (el laboratorio suizo Roche) para darle una segunda oportunidad. El problema, como explicaron los investigadores españoles el pasado mes de junio -coincidiendo con su autorización por parte del Ministerio de Sanidad- es que pertuzumab no funciona por sí solo, pero al combinarlo con Herceptin descubrieron que aportaba un beneficio adicional de un 35%.    Descubren un fármaco que mejora notablemente la supervivencia del cáncer de mama
Fuente: El Mundo
Enlace: Pinchar aquí...
Quiero recibir las últimas noticias:
SÍGUENOS
Hombre
Mujer
He leido y acepto los términos y condiciones de este formulario
Inicio
Nosotros
Galería
Blog
Contacto