Colabora
Prevención
Ayuda
Información
Fuente: Deia.com
Enlace Noticia: Pinchar aquí...
En los últimos años se ha conseguido cronificar el cáncer, ¿pero se puede soñar con su curación?  -Si me pregunta si vamos a curar el cáncer, la respuesta es probablemente no. Pero lo vamos a cronificar y, en muchos casos curar desde el punto de vista individual. Cuando yo estudiaba Bachillerato, dos de mis amigos murieron de cáncer. Uno de un tumor testicular y otro de una leucemia. Hoy el primero se hubiera curado, porque solucionamos el 90% de esos tumores y la leucemia probablemente también, porque en gente joven se soluciona en el 80% de los casos. O sea, que estamos empezando a ganar esta batalla. ¿De verdad el camino hacia la curación del cáncer está trazado?  -Sí, estamos aprendiendo cada vez más y es cuestión de tiempo. Ahora el reto es que debemos entender dónde empieza para poder cortarlo de raíz. En los siguientes diez o quince años vamos a tener una visión distinta. Pero, fíjese, hemos logrado curarlo tanto, en comparación a antes, que podemos vencer un cáncer y que nos salga otro.  Pues vaya que da ánimos.  -Es que con la medicina actual estamos dando la oportunidad a uno de cada seis pacientes a que desarrolle otro. Y no es metástasis ni tiene nada que ver con el anterior. Nos estamos dando cuenta de que un varón con un cáncer de colón a los cuarentaytantos, a los 60 puede hacer un cáncer de próstata. Una mujer con cáncer de mama puede hacer un cáncer de pulmón quince años después. No porque uno haya superado un tumor puede decir ya estoy fuera de la estadística. A veces ocurre que una vez que sabes que estás bien, crees que no te puede volver a tocar la lotería... Dice usted que no debemos tenerle miedo, sino respeto.  -Exacto. Yo como paciente de cáncer he tenido la oportunidad de experimentarlo. Tuve un cáncer de colon -tengo una familia muy castigada- porque en parte el cáncer es hereditario. Son mutaciones que heredamos de nuestros padres y yo heredé una mutación de la línea materna. En mi caso llegamos temprano gracias a conocer los detalles y a ser muy disciplinado. Con las colonoscopias me encontraron pólipos, al cabo de un par de años me vieron un tumor peligroso, fuimos a cirugía y se dieron cuenta de que era agresivo. Había un par de ganglios linfáticos afectados y tuve que pasar por varias tandas de quimioterapia, y con disciplina lo curamos.  ¿Se podría curar más?  -Seguro que sí. Pero ¿cómo?  -Pues siendo más prudentes. Todos tenemos tiempo de llevar el coche a revisar, pero no tenemos tiempo para nosotros mismos. Si fuéramos más disciplinados, si no fumáramos tanto, si no nos expusiéramos mal al sol y cuando nos sentimos mal fuéramos más al médico, nos curaríamos. Porque los cánceres cogidos en sus etapas iniciales, en el 80% o el 90% de los casos se curan. ¿Usted practica esa prevención que predica? -Sí, yo lo que hago la semana de mi cumpleaños es reservar un día para hacerme un chequeo, un examen médico completo porque es el mejor regalo a mí mismo. Hablando del factor hereditario, estos días es noticia el hijo de Adolfo Suárez por un cáncer de garganta. ¿Es una tara familiar? -Este cáncer quizá no tenga una influencia familiar tan directa. Pero lo que está claro es que otros como el de mama, el de ovario, el de colon... sí y sabemos cuáles son los genes que lo transmiten. Además, sabemos que cuando en estas familias hay un individuo con un gen anómalo es una bomba de relojería de tiempo dentro del cuerpo. Una célula cancerosa intenta buscar la inmortalidad en un cuerpo mortal. Además, mantiene que el cáncer es tan viejo como la vida.  -El cáncer nació con la vida. El cáncer está en la tierra antes de que existiera el hombre. Durante la última época del periodo jurásico, una gran cantidad de los grandes reptiles que murieron, murieron con cáncer porque así lo demuestran sus huesos. Pero el cáncer no solo afecta a los animales que comen carne. Estamos viendo que hay un aumento de cáncer importante en el ojo de la mosca. Existe cada vez más en peces, sobre todo en pescado azul que crea melanomas en la piel. Muchos árboles mueren con tumores.  Pareciera que más tarde o más temprano vamos a padecer uno. -Estamos viviendo una epidemia de cáncer y los números dan miedo. Uno de cada dos varones y una de cada tres mujeres tendrán cáncer a lo largo de su vida en esta sociedad moderna. En sociedades africanas, por ejemplo, no se dan estas cifras porque no han llegado a dominar las patologías que nosotros dominamos. Con la edad no solo envejece el cuerpo, también es más fácil que alguna célula mute y no se repare de forma tan activa. Afirma que las cosas van a cambiar en pocos años pero ¿avanzarán igual en todos los tumores?  -Me atrevería a decir que todos los caminos llevan a Roma. Es verdad que hay tumores muy agresivos, para los que tenemos pocas armas, como el cáncer de páncreas, el melanoma... Pero si lo que buscamos es el principio creo que van a tener una raíz común. Y si aprendemos a atacarla quizá tengamos una oportunidad más universal de afrontarlo. Lo que no podemos hacer es abusar ni de nosotros mismos ni de los medios que tenemos. Hemos abusado mucho de tratamientos ineficaces y tenemos que educar a nuestra comunidad y cambiar el modelo de salud. El actual se basa en el tratamiento, en recetar fármacos, y si no te dan nada, nos vamos muy enfadados a casa.  Usted cree que además del cáncer, la medicina tiene frentes graves.  -Sí, estoy muy preocupado por la resistencia de las bacterias. Hemos tratado de forma tan agresiva muchas enfermedades infecciosas sin necesidad, que las bacterias se están rebelando a todo lo que tenemos. Por eso creo que aunque el cáncer es un gran problema médico, también tenemos otros frentes graves. Estamos creando monstruos biológicos. Las bacterias han aprendido todo sobre nuestro cuerpo, los antibióticos están creando resistencias... Y la mejor medicina no tiene como base el tratamiento sino el diagnóstico, porque siempre hay que tratar de no dañar al paciente. ¿Es la quimioterapia demasiado agresiva?  -Hemos aprendido a hacerla cada vez más individualizada. Decimos este tumor tiene esta mutación y se abre con esta llave, así que creamos una llave para cerrar esa puerta. Esto tiene una gran eficacia y castiga poco a las otras células normales. La radioterapia de antes era de alto campo. Ahora tenemos unas máquinas, con una tecnología que viene del armamento bélico, que persiguen al tumor para destruirlo. Estamos haciendo una medicina muy distinta a la de hace veinte años. Poco a poco vamos avanzando, por eso curamos muchos cánceres pero nunca curaremos todos. La enfermedad es tan vieja como la vida y no la vamos a erradicar nunca.
  “PACIENTE ANTES QUE MÉDICO” Catalán de proyección internacional, Carlos Cordón-Cardó es jefe de Patología del Mount Sinai de Nueva York y ha sido paciente de lo que él mismo investiga. Hace doce años, este prestigioso patólogo sufrió un cáncer de colon y tras superar su dolencia, continuó intentando descubrir el talón de Aquiles del cáncer e identificar la célula común en todos ellos.
Quiero recibir las últimas noticias:
SÍGUENOS
Hombre
Mujer
He leido y acepto los términos y condiciones de este formulario
Inicio
Nosotros
Galería
Blog
Contacto
Back
Next